skip to Main Content
Menu
Diferencias Entre Abdominoplastia Convencional Y De Alta Definición

Diferencias entre abdominoplastia convencional y de alta definición

Hace algún tiempo la única alternativa para reducir la grasa y flacidez de piel abdominal con la expectativa de un abdomen plano era la abdominoplastia convencional, que consistía en la extracción de grasa abdominal abundante, piel sobrante y la corrección de la separación de los músculos rectos abdominales.

En la actualidad, contamos con técnicas que además de corregir estas imperfecciones ayudan a definir y marcar el aspecto de esta área, con el objetivo de ir más allá del tejido adiposo, retirando tejidos sobrantes, reforzando la banda muscular y resaltando las estructuras internas como músculos y marcos óseos.

No obstante, cabe señalar que; si bien ambas intervenciones están dirigidas a tratar el mismo problema, que es la reducción de grasa y flacidez de piel, la abdominoplastia de alta definición es ideal para casos de exceso de grasa abdominal leves o moderados en pacientes que realizan algún tipo de actividad física. Por otro lado, la abdomoniplastia convencional es utilizada para la extracción de grasa y piel en casos de moderado a gran volumen.

Los resultados son también diferentes en ambos casos puesto que gracias a la abdominoplastia convencional se consigue un abdomen parcialmente plano y el resultado depende del tejido y recuperación de cada paciente, por el contrario, la abdominoplastia de alta definición al ser un procedimiento de esculpido en el que se refuerzan y resaltan los músculos tanto del abdomen como de la cintura logra una apariencia plana, marcada y además definida.

En relación a los cuidados post operatorios, es muy importante seguir las instrucciones del médico para tener una recuperación eficaz y a corto plazo. De igual modo, no encontramos ninguna diferencia entre una intervención y otra: hablamos de 1 día de hospitalización, 3 días de acompañamiento, 10 sesiones de masajes y drenaje linfático y reincorporación a vida laboral al cabo de 2, idealmente 3 semanas.

Finalmente, por la seguridad del paciente y el éxito en los resultados de la cirugía se descartan los casos de pacientes mal controlados de enfermedades crónicas como la diabetes, el hipo o hipertiroidismo; fumadores crónicos, pacientes con nivel de hemoglobina menor a 12 y con menos de 6 meses de haber dado a luz.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back To Top